dissabte, 11 de juliol de 2009

ESTO ES ESPAÑA!!!

ESPAÑA EL PAÍS EUROPEO CON MÁS DELFINARIOS Y EL ÚNICO QUE AUMENTA EL NUMERO DE DELFINES CAUTIVOS EN VEZ DE REDUCIRLO

El 4 de Julio, empiezó una campaña internacional para poner fin al sufrimiento que provoca el cautiverio a los delfines con el objetivo entregar un millón de firmas de ciudadanos europeos en 2010 al Parlamento Europeo.
Una recogida de firmas solicita a la Unión Europea que se prohíba la construcción de nuevos delfinarios y que se ponga fin al comercio de ballenas y delfines en Europa.
Los delfines son los animales más inteligentes y fascinantes, no pueden ser tratados como objetos para nuestra diversión.
Numerosa evidencia científica demuestra que los mamíferos marinos sufren considerablemente en cautividad donde no pueden satisfacer sus necesidades de comportamiento y fisiológicas. Las pequeñas piscinas, sin ningún tipo de enriquecimiento ambiental, les provocan estrés y agresividad, reducen sus expectativas de vida y provocan numerosos problemas para su salud y la cría.
Una vida en un tanque de cemento, dando vueltas constantemente nunca será un sustituto aceptable al vasto océano. Las complejas necesidades de los delfines les hacen inadaptables al cautiverio. Los espectáculos circenses con estos animales resultan además antieducativos cuando estamos enseñando a nuestros niños a respetar los recursos naturales como el aire y el agua.
Para suministrar animales a los delfinarios, el comercio de estos animales es extenso y numerosos ejemplares son atrapados de la naturaleza en traumáticas y brutales capturas.
Existen unos 60 delfinarios en Europa, 11 de ellos en España donde se mantienen a casi 100 delfines. El número es fluctuante ya que es frecuente la muerte y reposición de los individuos.
De todas las crías de delfín que han nacido en el Zoo de Barcelona, sólo han sobrevivido dos. Recuerdan la publicidad reciente de "Nereida es una madraza"? Tanto Nereida, su publicitada cría y su padre ya han muerto. Este mismo Zoo suministra a sus delfines Valium para que no muestren señales de estrés.
Aunque se intentaron acallar a los medios, hace unos tres años un delfín atacó a su cuidadora en la cara en el Oceanográfico de Valencia demostrando que son animales estresados y agresivos al contrario de los que su engañoso rictus pueda indicar.
La cría de beluga que nació en el oceanográfico de Valencia murió a los 25 días.
Más información:
The Case Against Marine Mammals in Captivity
http://www.faada.org/delfinarios.php